lunes, 3 de octubre de 2011

4,6 billones de euros

4.600.000.000.000 € Esa es la cantidad que, según he leído en la prensa de ayer, han destinado los estados europeos al rescate de la banca. Ante cifras de esas dimensiones suele ser buena idea referirlas a otras más intuitivas para hacernos una idea cabal de lo que representa. Por ejemplo, el mismo artículo señalaba que eso es el 37% del PIB total de la Unión Europea, o cuatro veces el PIB español. Expresandolo de otro modo, significa que los bancos se han quedado todo lo que se ha producido en la Unión durante cuatro meses.

En comparación, el total de los rescates de Grecia, que todavía no se han ejecutado por completo, es de 220.000 millones de euros. Bancos: 20, Grecia:1, señalaba el titular. Dicho de otro modo, con lo que se ha destinado a salvar a la banca se podrían salvar 21 Grecias.

Otra manera de verlo es que esa cifra representa aproximadamente 9.000 euros por cada ciudadano europeo. Es decir, que una familia media de cuatro miembros le habrá entregado a los bancos 36.000 euros. Porque no hay que olvidar que quienes aportamos ese dinero somos nosotros, los ciudadanos que pagamos impuestos.

Hagamos otra comparación, que creo muy interesante. La prestación por desempleo en España, que algunos consideran demasido generosa y dicen que desincentiva la búsqueda de empleo, tiene un tope máximo de 1087 euros brutos. Si redondeamos a 1.000 estaremos tirando muy por lo alto, ya que no todos los parados cobran el máximo ni mucho menos.

Ahora bien, según Eurostat, en toda la Unión Europea hay 23 millones de parados. Con la cifra que se destina a los bancos se les podría pagar a todos ellos esos 1.000 euros durante 16 años.

Y aún nos dicen que hay que ser austeros, que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades.  A lo mejor es que se me escapa algo, pero diría que nuestras posibilidades serían mucho mayores si no nos hubiesen quitado de los bolsillos 9.000 euros a cada uno.

Todos estamos obligados, por supuesto, a asumir nuestras responsabilidades y pagar nuestras deudas. Todos menos los banqueros. Ellos no tienen que asumir responsabilidades ni pagar sus deudas, ya se las pagamos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario