viernes, 11 de octubre de 2013

Hacia dónde vamos

Tenía pensado escribir una entrada sobre la distribución de la riqueza en España y cómo está cambiando, hasta me había descargado ya las estadísticas, pero creo que no merece la pena. A estas alturas quien no se haya enterado de que ha aumentado la pobreza, de que los salarios están bajando, que las pensiones pierden poder adquisitivo, que se han recortado las prestaciones por desempleo, etc, es que no se quiere enterar.

Quien no se haya enterado de los recortes en servicios públicos, en sanidad, en educación, del copago farmacéutico, del fin de la sanidad pública universal, etc. es que está ciego y sordo.

Si alguien no se ha enterado de que se han subido los impuestos directos e indirectos a los trabajadores pero no solo no se toca el impuesto de sociedades sino que se amnistía a los defraudadores es que además de ciego y sordo está en babia.

A mi me parece claro que vamos hacia un Estado neoliberal puro y duro, y hacia una sociedad más desigual, injusta e insolidaria.

Y aún tienen dos años por delante...

Pero todo esto es economía, y los temas económicos ya empiezan a sobreabundar en este blog. Mejor hablamos de dos noticias que he leído recientemente y que por un momento me han hecho dudar. He ido a mirar el calendario para ver en qué año estamos, por que no estaba muy seguro.

La Consejería de agricultura de la comunidad de Castilla-La Mancha ha concedido recientemente a sus funcionarios un permiso de hora y media para asistir a una misa especial en honor de San Francisco de Asís.  No es que me parezca mal que los funcionarios castellano-manchegos vayan a misa si lo desean, pero en su tiempo, no en horas de trabajo retribuidas. Se supone que el nuestro es un Estado aconfesional. Que una ministra de trabajo se encomiende a la Virgen del Rocío para solucionar el problema del paro me parece un chiste de mal gusto, pero que se concedan permisos a funcionarios para ir a misa me parece ilegal y de dudosa constitucionalidad.

Por otra parte, el Gobierno ha remitido a las Cortes el proyecto de Ley de la Carrera Militar. Al parecer la reforma es necesaria, yo sinceramente lo ignoro porque de cuestiones militares no tengo ni idea. Lo curiosos es que con esta ley se pretende crear una nueva situación administrativa para los militares, denominada "servicio en otras Administraciones públicas ajenas a la Administración militar".  Se trata de que los oficiales que al parecer sobran presten servicios en la Administración civil. Según la exposición de motivos, se pretende con ello "beneficiar al resto de las Administraciones públicas del potencial y la experiencia de este personal a través de los valores aprehendidos dentro de la institución militar".

Creo que no hacen falta más comentarios, así que termino con un para de preguntas, a ver si algún amable lectora me las puede contestar: ¿En qué año estamos y a dónde mierda vamos? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario