miércoles, 14 de marzo de 2012

Jugando al mus con la troika

En los últimos días se han publicado un buen número de comentarios sobre la decisión del Presidente del Gobierno de rebajar el objetivo de déficit para este año a 5,8%, y en varios de los que he leído se calificaba este anuncio de órdago. Curiosamente yo dije, hará diez días, que si la intención del Primer Ministro griego Yorgos Papandreu de convocar un referendum había sido un órdago a la grande, lo del Sr. Rajoy parecía más bien un envite a chica, y que había que ver en qué paraba.

Yo suponía, y creo que no debí de ser el único, que la respuesta podía ser un "quiero" o un órdago. Es decir, para aquellos que no conozcan este juego, que la Unión Europea aceptaría la rebaja o exigiría el cumplimiento del 4,4% y amenazaría con sancionar a España. Lo que yo no esperaba es que la respuesta sería un reenvite, que es lo que en términos músicos (de mus) significa fijar el objetivo en el 5,3%. Don Mariano envida, la troika envida más, y ahora le toca al Gobierno español decidir entre aceptar el envite y el órdago. Y han aceptado el envite. Quiero, ha dicho el señor Rajoy.

Así que toca esperar a que se levanten las cartas, es decir a ver con qué déficit acabamos el año y qué repercusión tiene sobre nuestra economía, para ver qué mano llevaba el señor Rajoy. Confío en que no nos haya hecho creer que llevaba duples cuando no tiene ni un pito, y seguro que no hace falta que explique qué significa eso aunque no sepáis jugar al mus.

El caso es que hay algo que me intriga en todo este asunto. Tengo entendido que don Mariano es jugador de mus, y bueno además, por lo que seguro que conoce el viejo dicho "jugador de chica, perdedor de mus". Así que desde que hizo su anuncio he estado haciéndome esta pregunta: ¿quién le habrá pasado seña?.

ENTRADAS RELACIONADAS:

2 comentarios:

  1. bueno como que esas deciciones no han funcionado mucho orque la situacion esta igual o peor.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, no cambia mucho porque no es un cambio de política, solo cambia la planificación temporal. La cuestión no es cuánto se reduce el deficit este año, sino cómo.

    ResponderEliminar