viernes, 24 de febrero de 2012

Cuidado con los infiltrados

El genial Quino publicó hace tiempo una tira cómica, que quizá no describa con exactitud porque no la tengo delante, en la que se ve a Mafalda recortando muñecos en un papel doblado mientras escucha en la radio a alguien que dice que los comunistas están infiltrados en todas partes. Otra voz pregunta dónde, y la primera repite "en todas partes" al tiempo que Mafalda despliega el papel y se encuentra uno de los monigotes cabeza abajo. Seguramente la tira respondería a la realidad argentina de aquel momento, aunque lo ignoro. Nuestro gobierno está consiguiendo que el chiste responda a la realidad de la España actual.

El antisemitismo, afortunadamente, ya no está bien visto y los masones ya no dan miedo a nadie. Así que, a falta de conspiraciones judeo-masónicas, la derecha las ha sustituido por infiltrados izquierdistas radicales y violentos. Estaban en las acampadas del 15M, entre los aporreados en Barcelona, en las manifestaciones del 15 de octubre y ahora también en la protesta de unos chicos de instituto. En todas partes.

Entre infiltrados, enemigos y ocurrencias varias que se han dicho de lo sucedido en Valencia, el premio de honor a la excusa más delirante se lo otorgaría, en apretada pugna con la delegada del gobierno, a la señora alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá. Según ella, una protesta de unos cientos de chicos sin calefacción en el instituto es una estrategia predeterminada de la izquierda que niega el principio del Estado de Derecho.

¿En dónde? En todas partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario