martes, 22 de noviembre de 2011

Ministros complacientes

"En los países democráticos un ministro llega a su puesto a través de elecciones limpias, le debe el cargo a los votantes y hace todo lo posible para conservar su confianza y sus votos. Si allí un ministro está en desacuerdo con el presidente, presenta su dimisión de inmediato porque sabe que volverá a su cargo si gana en las siguientes elecciones. Sin embargo, en un sistema autoritario, al ministro no le importa en absoluto la opinión de la gente, pues no ocupa un ministerio debido a su competencia o a su labor, sino por su lealtad al presidente"

El párrafo anterior no es mío. Podría haberse publicado en cualquier artículo de opinión de cualquier publicación española, pero no, lo he copiado del artículo El arte de complacer al presidente, del escritor egipcio Alaa Al Aswany. Se publicó en Egipto el 2 de diciembre de 2009, y el presidente en cuestión era Hosni Mubarak.


No hay comentarios:

Publicar un comentario