viernes, 16 de septiembre de 2011

Más de lo mismo

Hoy he leído en la prensa noticias de bastante calado para Europa, pero la verdad es que no tengo muchas ganas de comentarlas. ¿Para qué, si son más de lo mismo? Y, después de todo, tampoco soy un experto en la materia, ni economista, ni analista político, ni siquiera periodista. Bastante pretencioso resulta ya este blog para un don nadie. Los pocos despistados que entráis en Balas perdidas estaréis tan aburridos de leer siempre las mismas cosas como yo de escribirlas. Pero, en fin...

La cuestión es que el Banco Central Europeo, la Reserva Federal y otros bancos centrales van a proporcionar financiación en dólares a la banca europea. El motivo es que pronto tendrán que hacer frente a vencimientos de deuda en esa moneda y no consiguen financiación debido, parece ser, a los problemas de Grecia para hacer frente a sus propias deudas.

Lo llamativo (o no) es el modo elegido para afrontar el problema. Parecería que lo sensato es ir al principio de la cadena: financiar a Grecia para que esta pague sus deudas a los bancos y éstos las suyas a sus acreedores.

Pero no. Una vez más, se les dará el dinero a los bancos, que volverán a salvarse con dinero público pero no por ello dejarán de exigir a Grecia que pague sus deudas, asfixiándola cada vez más. Y mientras se dan todo tipo de facilidades a los bancos, los gobiernos europeos no se ponen de acuerdo para desbloquear el siguiente tramo de ayuda a Grecia, imponiéndole durísimos ajustes que están poniendo su economía en caída libre.

No hay por qué sorprenderse, más de lo mismo.

Lo que sí me sorprendió, al menos por un momento, fueron las declaraciones de la señora Christine Lagarde, directora gerente del FMI. Después de afirmar que los países avanzados necesitan planes de estabilización de deuda a medio plazo, lo que no es nuevo, dijo que una consolidación demasiado rápida puede dañar el crecimiento y empeorar las previsiones de empleo. Dijo también que no se podían pasar por alto las tensiones creadas por la falta de trabajo, y que las medidas de ajuste debilitan la protección social.

¡El FMI ha visto por fin la luz! pensé por un instante. Pero aún no había leído el artículo entero. Acto seguido, y al ser preguntada por Grecia, afirmó que debe avanzar en el plan de ajuste y reformas estructurales. Y la inyección de liquidez en dólares a la banca europea es, según ella justo lo que se necesita.

Solo me resta una pregunta por hacer para terminar. ¿Por qué cuando se le presta dinero a un país con durísimas condiciones es un plan de rescate y cuando se le presta a los bancos sin apenas condiciones es una inyección de liquidez?

Cosas de la neolingua.

1 comentario: